CALIDAD SUIZA DESDE 2013

CLIENTES EN MÁS DE 58 PAÍSES

5 ESTRELLAS EN EL TRUSTPILOT

LEGAL EN ESPAÑA

0

Tu carrito está vacío

THC - Tetrahydrocannabinol

junio 16, 2020 12 minutos de lectura

THC - Tetrahydrocannabinol

  1. General
  2. Descubrimiento del Delta-9-tetrahidrocannabinol
  3. Desde el fitocannabinoide hasta el ECS
  4. El THC y sus efectos
  5. THC y CBD
  6. El THC artificial
  7. Consumo
  8. Métodos de acción
  9. Uso médicos
  10. Síndrome de hiperemesis cannabinoide

General

THC es la abreviatura de tetrahidrocannabinol, el cannabinoide más famoso entre los fitocannabinoides. Es un aceite incoloro de la clase de sustancias antieméticas. Debido a su efecto psicoactivo, el THC está sujeto a la Ley de Estupefacientes en muchos países, lo que hace que su posesión y adquisición sea ilegal en la gran mayoría de países.

Entre los cannabinoides de hierbas, el THC sigue siendo el ingrediente activo más fuerte de la planta del cannabis y es más conocido por su efecto embriagador cuando se consume.

Si le preguntas a la gente qué se le viene a la mente cuando piensa en los cannabinoides, la gran mayoría mencionaría inmediatamente el THC. El THC es la abreviatura de Delta-9-tetrahidrocannabinol. Esta es la sustancia que crea el "subidón" que a menudo buscan los consumidores de cannabis.

El THC es probablemente el culpable de la amplia y a menudo unilateral reputación del cannabis. Los orígenes de la clasificación del cannabis como una "planta de droga" pura se encuentran definitivamente en el THC. Pero el cannabinoide herbal psicoactivo puede, por supuesto, hacer algo más que desencadenar un efecto alucinógeno en el sistema nervioso central.[1]

Descubrimiento del Delta-9-tetrahidrocannabinol

El Delta-9-tetrahidrocannabinol aparece por primera vez como un ácido en la planta de cannabis hembra. El ácido canabigerólico (CBGA para abreviar) se forma cuando se condensan dos moléculas, el pirofosfato de geranilo y el ácido olivetólico. Esto puede convertirse en ácido THC. El secado y el calor separan las moléculas y el THC (entre otros) se produce como un extracto resinoso-aceitoso. Por lo tanto, el THC y el CBG prácticamente comparten el mismo predecesor, aunque sus métodos de acción difieren significativamente.

Las plantas de cannabis cultivadas tienen un contenido de THC en constante aumento. Esto no es menos importante porque el consumo regular de cannabis lleva a una resistencia natural a los efectos del THC. A través del cultivo dirigido de la planta de cáñamo hembra, se intenta constantemente aumentar el contenido de THC. La gente cree que el contenido de THC de las plantas de cannabis europeas se ha duplicado en sólo un decenio para hacer frente a la creciente percepción de resistencia de los consumidores. En 2015, el contenido de THC de las plantas vendidas en Europa era de un promedio de 10 a 20%.

Se ha demostrado que el THC surgió como una droga en el antiguo Egipto.[2] El polen de cannabis fue encontrado en momias, y Seschat, el escribano y maestro de aritmética, es incluso considerado una deidad del cáñamo.

Aunque el químico americano Roger Adams sentó las bases con su trabajo en el aislamiento inicial y luego la identificación del cannabinoide, fueron los científicos israelíes del Instituto de Ciencia Weizmann en Rechovot los que pudieron aislar el THC en su forma pura por primera vez en 1964.

Desde el fitocannabinoide hasta el ECS

Los cannabinoides de las plantas son a los que nos referimos en términos técnicos como fitocannabinoides. Uno de los más conocidos es el THC, es decir, el tetrahidrocannabinol.

El Delta-9-tetrahidrocannabinol se encuentra principalmente en la planta como un ácido y sólo cambia a THC en temperaturas cálidas y bajo la luz UV. Dado que las plantas de cáñamo fertilizadas y masculinas tienen menos o casi nada de THC, la producción de cannabinoides suele tener lugar a través de plantas separadas por sexos.

Aunque el modo de acción del THC aún no se comprende del todo, ya se sabe que el cannabinoide se une a dos receptores celulares del sistema nervioso central (CB1) y periférico (CB2). Juntos, forman parte del sistema endocannabinoide. Este es un término para las sustancias mensajeras propias del cuerpo, que tienen un efecto similar al consumo de THC. Regula una variedad de funciones importantes en el cuerpo humano. Los receptores individuales se distribuyen en nuestros órganos, en todo nuestro organismo y en nuestro cerebro, por ejemplo, para garantizar un funcionamiento adecuado del metabolismo.

Una vez que el THC se ha unido a los receptores CB1, las transmisiones de señales en el sistema nervioso central son influenciadas en las sinapsis. Por lo tanto, el equilibrio de los neurotransmisores está perturbado. El resultado se traduce en, relajación muscular, euforia y una reducción de la sensación de dolor. Esto también se aplica al dolor causado por enfermedades crónicas. Pueden experimentarse deficiencias cognitivas, psicomotoras y límbicas, pero son temporales. Esto sucede porque los receptores responsables se encuentran en los "núcleos basales", las áreas centrales del cerebro debajo de la corteza cerebral humana (corteza cerebral). Las células nerviosas allí forman la base de nuestra conciencia y todos los procesos cognitivos y motores.

Los receptores CB2 se encuentran principalmente en nuestro sistema inmunológico. Esto significa que son fundamentales para tratar enfermedades neuronales con síntomas de inflamación o dolor neuropático. Más adelante podremos ver más información al respecto.

Otros receptores de tipo 2 se encuentran en el tracto digestivo, así como en el sistema inmunológico, los huesos, los pulmones e incluso dentro de nuestro órgano más grande: la piel.

El nuevo descubrimiento ha sido realizado por un equipo internacional de investigadores que han sido capaces de decodificar la estructura molecular de los receptores CB2. Así que hoy sabemos que los receptores CB1 y CB2 trabajan en estrecha colaboración. Si un receptor cannabinoide es estimulado por ciertos ingredientes activos, el otro se debilita, a veces incluso se bloquea completamente. Este hallazgo es un gran avance, especialmente para la medicina y el desarrollo de nuevos medicamentos más eficaces.

El THC y sus efectos

El THC estimula y activa los receptores CB1. En personas sanas con un sistema nervioso intacto, este cambio lleva a un intercambio "caótico" de información. Los procesos fisiológicos y las funciones corporales normales se dan la vuelta. Este cambio en la conciencia de nuestra percepción desencadena la "sensación de altura". Otros efectos secundarios del consumo de cannabis, son la fatiga y el letargo. Como nuestros receptores endocannabinoides están en nuestras glándulas salivales, la producción de saliva también se interrumpe. Esto explica por qué los consumidores de cannabis a menudo pueden tener la boca seca después de fumar cannabis. El enrojecimiento de los ojos es otro efecto secundario y es causado por diferentes factores en combinación. El THC puede hacer que la presión sanguínea baje y que los vasos sanguíneos se abran. Nuestros ojos producen menos lágrimas, lo que altera el equilibrio natural de nuestra película lagrimal. El resultado son unos ojos rojos.

Durante el "subidón" que experimentan los usuarios, que dura unas pocas horas, los niveles de THC empiezan a descomponerse. El fitocannabinoide se descompone en los pulmones y el hígado, hasta que se excreta completamente en las heces y la orina.

Dado que el cuerpo humano descompone los cannabinoides con bastante lentitud, el consumo regular de cannabis puede detectarse en la orina cuatro semanas después. Esto se debe a que el THC se acumula en el tejido graso y sólo se libera gradualmente en el torrente sanguíneo. Un equipo de investigación australiano también ha descubierto que la concentración de THC en la sangre no siempre desciende a un nivel residual inferior a 3 nanogramos/ml. Durante el estudio, algunos sujetos mostraron un nivel más alto una semana después del consumo. Los participantes en el estudio que eran consumidores habituales de cannabis también mostraron aumentos y disminuciones irregulares de las concentraciones en la sangre. Esto significa que los resultados negativos pueden aparecer en un análisis de sangre un día y luego ser positivos unos días después si el contenido de THC aumenta repentinamente sin un nuevo consumo.

Las actividades deportivas y la dieta también influyen en el contenido de THC en la sangre. Si se estimula el metabolismo, el THC puede ser liberado más rápido del tejido graso y llegar más rápido al torrente sanguíneo.

THC y CBD

Hasta ahora, los científicos han asumido que el THC es el único cannabinoide de la planta de cannabis que tiene un efecto psicoactivo y que el cannabidiol, o CBD para abreviar, puede reducir este efecto. Por eso los cultivadores han tenido cuidado de usar plantas de cáñamo femeninas. En los últimos años, han estado cosechando una proporción decreciente de CBD para garantizar el efecto psicoactivo, es decir, la clásica intoxicación por drogas del cannabis. Esto es a pesar de un posible aumento del límite de tolerancia al THC.

Sin embargo, nuevos estudios muestran una imagen diferente de la enfermedad de Crohn. Los participantes en el estudio fueron divididos en cuatro grupos diferentes y consumieron sólo THC, sólo CBD o una mezcla de THC-CBD [3]. El último grupo inhaló una sustancia falsa (placebo). Todos los cannabinoides fueron inhalados a través de un vaporizador, es decir, no se quemaron, sino que sólo se vaporizaron.

Esto demostró que incluso el CBD puro tiene un cierto, aunque bajo, efecto psicoactivo en los que lo consumen.

Incluso el efecto del CBD sobre el THC debe ser reconsiderado. Los participantes del grupo que usaba una mezcla de THC-CBD mostraron un mayor nivel de intoxicación que los consumidores de THC puro.

Una razón para esto podría ser el efecto de dos fases del CBD. Dado que el CBD sólo puede unirse débilmente a los receptores del sistema endocannabinoide, el fitocannabinoide utiliza un truco diferente. Parece ser capaz de cambiar y equilibrar las propiedades de los receptores ECS, de modo que el THC puede estimular mejor los receptores CB1 y CB2 cuando se consumen al mismo tiempo. Sobre todo, esta interacción muestra que la investigación sobre los cannabinoides y sus efectos es más compleja de lo que se pensaba. Todavía no podemos comprender toda la gama de efectos sobre el cuerpo humano.

El THC artificial

Se han hecho intentos una y otra vez para fabricar THC como droga sintética. El objetivo principal es permitir a los consumidores adquirir y consumir "legalmente" cannabinoides sintéticos con un efecto "alto" comparable al del THC.

Los consumidores informan de efectos similares a los del cannabis. Potencialmente, estos pueden ser mucho más fuertes que los de la planta.

Esto se debe en parte a una producción no controlada y a dosis poco claras. Debido a la amplia variación de potencia y estructura de los diversos cannabinoides sintéticos, es fácil que se produzca una sobredosis accidental.

La consecuencia es un efecto incalculable y potencialmente mortal para los consumidores.

Consumo

Dado que la posesión de THC es en gran medida ilegal en muchas partes del mundo, los estudios no pueden registrar el número de consumidores no revelado. Según un informe de las Naciones Unidas, alrededor de 192 millones de personas en todo el mundo consumen cannabis. Esto hace que la planta rica en THC sea la droga más consumida en la tierra.

El método más extendido de consumir cannabis con THC es fumando porros. Los consumidores los llenan de tabaco o consumen la "hierba" como una sustancia pura. Bongs, vaporizadores, tuberías y otros medios similares también se utilizan para consumir THC. Cuando el THC es quemado por el consumidor, el cannabinoide crea el típico efecto de intoxicación por cannabis con una "sensación de estar drogado".

Como el THC puede causar una caída en la presión sanguínea, los vasos sanguíneos se abren. Mezclado con una producción reducida de líquido lagrimal, que altera el equilibrio natural de la película lagrimal humana, por ello es muy típico, que muchas personas que fuman cannabis tengan los ojos rojos.

Como el THC es muy graso y soluble en aceite, puede ser incluido en platos altos en grasa como bebidas lácteas y alimentos horneados. Esto lleva a métodos de consumo populares como los llamados "brownies de hachís".

Los pacientes también toman medicamentos de cannabis que contienen THC por vía oral. La administración intravenosa no es una opción.

Métodos de acción

Aunque las investigaciones no pueden aclarar todavía el mecanismo exacto de acción del THC (que es el caso de la mayoría de los cannabinoides), ya sabemos que el THC controla los receptores CB1 y CB2 en el sistema endocannabinoide humano. Estos receptores se encuentran principalmente en el sistema nervioso central y periférico.

El THC viaja a través de los pulmones hacia el torrente sanguíneo. Una vez en el cuerpo, controla principalmente los receptores CB1 pero también los receptores CB2 al unirse en el cerebro. Usando estos sitios de unión como punto de partida, el cannabinoide tiene efecto en las células nerviosas. Cambia la liberación de los neurotransmisores. Las sustancias mensajeras en las células nerviosas se modifican y comienza el efecto psicoactivo.

Sin embargo, en general, no podemos decir qué efecto tiene en el cuerpo humano. El "subidón" del cannabis, no sólo depende de la planta de cannabis original, sino también del consumidor individual.

Por lo tanto, sabemos, por ejemplo, que las plantas con un alto contenido de CBD pueden reforzar el "alto" producido por el THC, mientras que el CBD tiene un efecto opuesto. Los fitocannabinoides se influyen y regulan mutuamente.

El THC también puede unirse a los receptores CB1 en las células inmunes, el tejido gastrointestinal, el corazón, los pulmones y otros órganos. Las células inmunes también tienen receptores CB2 y estos pueden apoyar el crecimiento celular.

Usos médicos

Debido a los numerosos fitocannabinoides de la planta de cannabis, que tienen una multitud de efectos en el cuerpo humano gracias al sistema endocannabinoide, el cannabis sigue siendo demasiado comúnmente mal entendido como una cura milagrosa universal. Lamentablemente, no es posible mejorar o incluso curar todas las enfermedades con medicamentos que contengan cannabis. Sin embargo, si el consumo de THC es específico, puede tener efectos sorprendentes.

Además de los problemas de memoria, la demencia también presenta numerosos síntomas adicionales. Muchos pacientes se quejan de un cambio en el sentido del gusto, que lleva a una disminución del apetito. Existe el riesgo de desnutrición y malnutrición.

Un descubrimiento accidental a finales de los noventa reveló que el THC puede aumentar el apetito de los pacientes con Alzheimer y ayudar a reducir el riesgo de posibles daños nutricionales.

En agosto de 2006, los científicos del Instituto de Investigación Scripps descubrieron que el THC es capaz de combatir una proteína dañina de Alzheimer. Puede inhibir la formación de placas amiloides, el principal marcador de la enfermedad de Alzheimer. Entonces, el flujo de información en el cerebro es influenciado a través de receptores que se unen, llevando a un reordenamiento de la comunicación celular. Esto puede reducir el comportamiento confuso.

Los pacientes de cáncer no sólo luchan contra la enfermedad maligna en sí durante la quimioterapia, sino también contra síntomas como el dolor general, las náuseas, los vómitos o la pérdida de apetito.

El THC en sí mismo no es un fármaco bloqueador del dolor como indica la distribución de los receptores en el cerebro, es decir, en el sistema endocannabinoide. Los receptores considerados como el punto de unión del THC están principalmente en el cerebro frontal y el sistema límbico. Aquí es donde se procesan las emociones y se evalúa la sensación de dolor, entre otros. Las pruebas científicas han demostrado que, aunque el THC no tiene ningún efecto analgésico, puede ayudar a algunos pacientes a soportar mejor el dolor.

La amígdala también se encuentra en el sistema límbico. Afecta a los recuerdos y tiene control sobre los sentimientos negativos como el miedo y la ira. En los estudios realizados se ha comprobado que el tetrahidrocannabinol puede inhibir las actividades del centro de ansiedad de la amígdala e interrumpir la transmisión de información. Sin embargo, no todos los participantes experimentaron esto cuando se les administró el cannabinoide. No está claro por qué algunas personas sienten efectos más fuertes del THC que otras.

El dolor neuropático periférico afecta al cerebro y a la médula espinal y los síntomas de dolor resultantes son causados por estructuras nerviosas dañadas o enfermas. Como ya sabemos que el THC actúa en los receptores del cerebro, el uso del cannabinoide en casos médicos para pacientes relevantes tiene mucho sentido. Esto es más notable cuando los interesados no quieren los efectos secundarios comunes de la medicación convencional.

En las pruebas de placebo, el THC fue administrado a algunos de los participantes como un spray de 2.7mg de THC. Es importante mencionar que el CBD también fue añadido al spray. La dosis de aerosol se aumentó durante el estudio y se ajustó de acuerdo con la reducción del dolor deseada por los participantes.

El éxito del THC comparado con los efectos del grupo de placebo fue claramente visible en este estudio.[4]

La tolerancia y el efecto del fitocannabinoide se demostraron en los sujetos de prueba mediante la mejora de la calidad del sueño y la mejora general del bienestar.

Estos hallazgos hacen del THC una medicina efectiva para los pacientes que sufren dolor neuropático periférico, si sus síntomas han sido resistentes a los procedimientos con otras drogas.

Síndrome de hiperemesis cannabinoide

El síndrome de hiperemesis del cannabis, o CHS para abreviar, es una enfermedad vinculada al consumo directo de THC en el cannabis.

El conjunto de síntomas se manifiesta como un ciclo de malestar general, náuseas, vómitos y dolor abdominal.

Sin embargo, debido al bajo número de casos, todavía no hay pruebas concretas de que esta enfermedad esté realmente relacionada directamente con el consumo excesivo de cannabis a largo plazo. Como el THC es una droga ilegal y popular en muchos países, algunos médicos están especulando sobre un alto número de casos no reportados.

Esta enfermedad relativamente nueva fue descrita por primera vez por cuatro científicos australianos en 2004[5]. Dado que los antieméticos y analgésicos convencionales no parecen tener ningún efecto, las infusiones son un método recomendado para el síndrome de hiperemesis del cannabis cuando alguien no toma suficientes líquidos de otras maneras. En el caso de que el consumo diario y excesivo de cannabis esté causando síntomas de CHS, evitar el cannabis por completo en el futuro sería el mejor consejo.

Otros hallazgos informan que tomar baños calientes también puede ayudar a aliviar los síntomas, pero esto no ha sido demostrado a través de nuevos estudios.

[1] https://de.wikipedia.org/wiki/Rechtslage_von_Cannabis

[2] http://www.druglibrary.org/schaffer/hemp/history/first12000/1.htm

[3] https://link.springer.com/article/10.1007%2Fs00406-019-00978-2

[4] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24420962

[5] https://gut.bmj.com/content/53/11/1566


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Ver artículo completo

CBDV - Cannabidivarina
CBDV - Cannabidivarina

junio 19, 2020 11 minutos de lectura

Ver artículo completo
CBGV - Cannabigerivarin
CBGV - Cannabigerivarin

junio 19, 2020 10 minutos de lectura

Ver artículo completo
CBD – Cannabidiol
CBD – Cannabidiol

junio 16, 2020 12 minutos de lectura

Ver artículo completo

Join our our newsletter to get a free welcome gift